El Viaje Como Forma De Autoconocimiento.

Si eres una persona inquieta con un estilo de vida acelerado el viaje te permite vivir mas relajado y sentir la vida mas profundamente. Viajar te permite cultivar la paciencia y hacerse mas resistente hacia la adversidad. ¿Somos conscientes por cuántas cosas no irritamos en el transcurso de un día...? Si todo siempre salieran según el guión, la aventura no existiría y sin aventura no hay vida.
Viajar a Rumanía
"

Leer más

El Viaje Como Forma De Autoconocimiento.

Viajar te cambia la forma de ver el mundo.

Según la sabiduría popular, el aprendizaje se obtiene por medio de la repetición. La destreza y la sabiduría se consigue sólo mediante la acumulación de años a nuestro calendario personal recreando una y otra vez la misma actividad.

Y no hay duda que es cierto.Vivir con pasión una vida dedicada una única actividad ha sido el modo de vida habitual de nuestros antepasados naciendo con ellos la cultura del artesano.

Pero hay otros que apostamos por otro tipo aprendizaje, el conocimiento que se adquiere sólo en continuo movimiento, el que se obtiene mediante el viaje.

1) Viajar nos enseñará a ser más pacientes.

Si tienes una personalidad inquieta, o llevas un estilo de vida acelerado el viaje te permite vivir mas relajado, sentir la vida mas profundamente. Y si viajas despacio, y en bicicleta por ejemplo, aprenderás el arte de cultivar la paciencia. Y a no rendirte ante la adversidad.

¿Somos conscientes en nuestro día a día por la cantidad de cosas banales que nos irritamos? Si todo siempre salieran según el guión la aventura no existiría y sin aventura la vida se convierte en un acto repetitivo y rutinario.

Cultivar la paciencia es realmente una virtud y aprender a lidiar con las circunstancias a medida que surgen te hace más resistente a la adversidad. Supongo que esta virtud también se adquiere con la edad pero ese es un alto precio a pagar por conquistarla.

2) Viajar nos obligará a salir de nuestra zona de confort

Viajar es estresante. Te obliga a salir de tu zona de confort y dejar atrás la comodidad de nuestra vida diaria ordenada y planificada.

Es emocionante olvidar un poco lo familiar y ampliar nuestros horizontes y dejar espacio a la improvisación. Una vez que lo hacemos, la sensación de caos nos abruma y estimula para seguir adelante.

Descubrir un territorio desconocido y familiarizarnos con él nos dará una nueva perspectiva de vida al nuestro regreso. Aumentará nuestra capacidad para soñar…incluso despiertos.

3) Viajar nos hace curiosos por naturaleza.

Hay que tener espíritu curioso cuando se viaja. Bueno siempre, pero mas viajando. Tienes que interesarte por cultura local, su comida y el idioma hablado o las prácticas religiosas. Sus costumbres, hábitos de vida o forma de organizarse. Se trata de respeto al anfitrión, conocerlo es empezar a entenderlo.

Viajar e interactuar con lugareños y nativos te dará una mejor comprensión de la cultura local y por lo tanto, convertirá estas curiosidades en descubrimientos.

Esto te aumentará el hambre de aprender más, de hacer preguntas y sumergirte por completo en un nuevo mundo, su mundo. No encontrarás todo al gusto tuyo y te darás cuenta que hay una forma de ver el mundo por cada grupos social. Es muy probable que aparques tus prejuicios.

4) Viajar te hace apreciar otras culturas.

Lo fácil es cuestionar y juzgar culturas diferentes a las tuyas. Lo difícil es someter a reflexión. Lleva tiempo.

Viajar o vivir en un lugar completamente diferente al tuyo te brinda una nueva perspectiva, te permite sumergirte y apreciar un nuevo lugar, otra gente, su idioma, ropa o sus costumbres.

Tomarse el tiempo para romper nuestra coraza e interactuar con la cultura local es la forma de experimentarla y apreciarla plenamente.  Y no hay forma de aprenderlo sino se experimenta. Y a veces se sufre.

5) Viajar para cultivar la austeridad.

Viaja liviano y aprenderás lo importante que es vivir con menos.

Lo creas o no, puedes sobrevivir con muy poco. La mayoría de las personas en todo el mundo lo hacen.

Lo occidentales estamos tan acostumbrados al despilfarro que creemos que es un modelo mundial pero nada más lejos de la realidad. Somos una minoría los que utilizamos el derroche como forma de vida.y pagamos un precio.

Además del engorro que es moverte cargado, viajar liviano te enseña la utilidad de la práctica del arte de la austeridad.
Conocer nuevas gentes con otras culturas nos enseñará que no hace falta tanto para vivir bien.

Descubres lo innecesario del lujo cuando te mueves por sitios poblados de gente menos favorecida que nosotros y aprendes a vivir y disfrutar con menos.

Ya sabes, menos es más.

Como resultado, volverás a casa y te cuestionarás tu modelo de vida y descubrirás otra lección aprendida.

6) Viajar es abrirse a nuevas amistades con desconocidos.

Aunque parezca una paradoja, viajar solo y estar siempre acompañado suele ser lo normal.

Muchas veces me hacen esa pregunta, como se vive un viaje cuando lo haces en soledad y la respuesta coincide todo aquel que lo experimentó, no hay tiempo para la soledad cuando viajas solo sino la buscas a propósito.

Lo anormal de un viaje en solitario es estar solo.

Un viajero solitario estará continuamente interactuando con gente ya sean estos los propios lugareños o otros viajeros que nos encontremos en nuestro camino.

Y este será en cierto modo, un nuevo descubrimiento, nuestra capacidad de adaptarnos a nuevas realidades cotidianas, a nueva gente que nos abrirá nuevos mundos con sus innumerables historias. Realmente nos sorprenderán.

Hace poco leía que una escritora, Nancy Campbell, poeta y ensayista, se adentra en el mundo del hielo.

Decía que conoció a un cazador lleno de historias. Historias del hielo, de su mundo, formas de vida que el cambio climático también se lleva y cuya causa primigenia es nuestro estilo de vida.

Había vivido diez años en las zonas heladas del planeta para intentar conectar con las culturas que viven en torno a esas zonas y descubrir los secretos que el hielo esconde en su interior.
Decía que había una inmensa historia detrás de esos enormes bloques que se estaba perdiendo debido a la descongelación por el calentamiento global y como consecuencia su desaparición.

Las consecuencias según según su opinión serán fatales y nos llevarán a la pérdida del modelo de vida como lo conocemos y la obligación de tener que adaptarnos a una nueva realidad.

¿Asistimos a un final?

Es ciencia: el cambio climático nos aboca a un colapso de la sociedad. Será el final de nuestro estilo de vida; mucho más duro para los países occidentales, acostumbrados a privilegios, que para la gente que vive de forma sencilla y que ya están viviendo ese cambio.

Supongo que quien lleve tiempo viajado llevará un buen camino ya recorrido.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *